Contact to us

Browse By

Arrancó operativo del Guardacostas para prevenir accidentes acuáticos en el Golfo de Nicoya

• Solo la tercera parte de las lanchas revisadas este fin de semana se encontraban a derecho

• Guardacostas encontró pangas autorizadas solo para pesca artesanal realizando actividades de turismo

• Más de la mitad de las tripulaciones a cargo de las 17 lanchas no tiene el curso requerido para atender emergencias a bordo

Con el fin de evitar accidentes acuáticos este fin de año, el Servicio Nacional de Guardacostas inició un operativo de inspección de embarcaciones en el Golfo de Nicoya y, durante la revisión de 17 lanchas, tan solo seis se encontraban a derecho.

El operativo se efectuó el fin de semana y estuvo a cargo de personal destacado en la Estación de Guardacosta de Caldera, cantón de Esparza, Puntarenas, el cual centró su accionar en las cercanías a la isla Tortuga.

En total los guardacostas revisaron 17 embarcaciones, de las cuales cinco fueron devueltas a puerto por presentar múltiples irregularidades.

Por ejemplo, tres de ellas no portaban el certificado de navegabilidad al día y dos por realizar actividades de turismo, cuando la naturaleza de su certificado de navegabilidad indicaba que eran pangas para pesca artesanal.
Se logró determinar, además, que, de las 17 embarcaciones inspeccionadas, las tripulaciones de nueve no habían realizado el curso de zafarrancho, el cual es necesario para saber cómo atender emergencias a bordo.

Finalmente, de las 17 lanchas revisadas, solamente seis cumplían con los requisitos tanto de navegabilidad como de seguridad para los tripulantes y pasajeros.

Usuarios deben exigirle condiciones de seguridad a los operadores de embarcaciones

Las autoridades hacen un llamado a la ciudadanía para que, en caso de utilizar los servicios de alguna embarcación, exijan a sus operadores contar con el certificado de navegabilidad al día, tener suficiente cantidad de chalecos salvavidas, los cuales deben estar en buen estado y por ninguna razón permitir que los operadores zarpen sin que todos los ocupantes tengan sus chalecos debidamente colocados.

Los usuarios también deben exigirle al prestador de este servicio que cuente con las debidas pólizas de seguros por responsabilidad civil, pues en caso de que ocurra un accidente podrían quedar sin ninguna protección a la hora de reclamar por algún daño.

De igual modo quienes utilicen estos servicios deben estar vigilantes de que los operadores de las lanchas no excedan la capacidad de la embarcación, pues muchas veces suben a bordo más pasajeros de lo que tiene realmente capacidad la nave.

Así que, si alguien piensa ir con sus amigos o familiares a dar un paseo en alguna embarcación, por su seguridad y la de sus seres queridos, debe asegurarse de que la cantidad de pasajeros no sobrepase la capacidad indicada en el certificado de navegabilidad.

Diario Digital El Independiente,Edgar Canton.