Contact to us

Browse By

Boxeo: el ADN de la familia Alfaro.

Boxeo: el ADN de la familia Alfaro

Es definitivo, en el boxeo la sangre jala… Carlos Alfaro, ex boxeador nacional y sus dos hijas, Adelia de 17 y Alondra de 15, tienen un tema en común en la casa y en el gimnasio y se trata de cómo pegar buenos golpes y cómo también esquivarlos.

La familia Alfaro, que reside entre el límite de Nicoya y Nandayure, vive al máximo las justas nacionales y busca la gloria dorada.

“El boxeo siempre me ha gustado, pero mi mamá casi nunca me apoyó y tuve que practicar el fútbol, estuve con Orión, jugué poco también porque en aquella época me pagaban como 300 pesos y con eso no sobrevivía. Luego decidí ser entrenador”, contó don Carlos Alfaro sobre su relación con el boxeo.

Luego, Adelia, la mayor, le pidió que le enseñara a boxear para defenderse en el colegio porque la molestaban demasiado.

“La molestaban mucho, la retaban, le pegaban chicles en el pelo y un día me dijo vea papi por qué no me enseña a defenderme sino tendré que dejar el colegio. La empecé a entrenar y ya ha sido campeona tres años seguidos”, sentenció Alfaro.

“Alondra también siguió los pasos de su hermana e ingresó al boxeo, fue oro el año anterior y gracias a Dios las dos muchachas son dos dignas representantes de Nicoya”, acotó.

Don Carlos viene como entrenador de Nandayure, pero ellas representan a Nicoya, aun así él se sienta en la esquina y da las instrucciones.

Diario Digital El Independiente,Edgar Canton.