Contact to us

Browse By

Cada 15 días surge una víctima de trata en Costa Rica.

La explotación sexual de personas con fines comerciales va en aumento y es la forma más usual en que el delito de trata de personas se manifiesta en Costa Rica.
La mayoría de víctimas son mujeres, nacionales o extranjeras, que por su nivel de educación, pobreza y vulnerabilidad son atraídas por falsas ofertas de modelaje, casting y otros anzuelos.
Así lo confirmó el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), MSc. Wálter Espinoza.
El desconocimiento y la falta de dinero son aprovechados por grupos de mafiosos que reclutan a personas de regiones económicamente deprimidas, así como de la capital, para sumirlas en este ambiente que constituye una nueva forma de esclavitud, dijo el director general del OIJ.
Además de la prostitución, en el país muchas personas son sometidas a trabajos forzados o a mendigar por parte de organizaciones criminales que les privan de su libertad. En el país, incluso, hubo un caso de trata para extracción de órganos.
Las zonas costeras, las regiones fronterizas y el mismo centro de San José son las que más problemas de este tipo presentan.
“Hay más salas de masajes, hay más actividad de prostitución, hay focos y casas ya conocidas por la población costarricense donde se venden servicios sexuales y muchas de las jóvenes y los jóvenes que están ahí son obligados a ejecutar esa actividad. Ellos no quieren participar pero tienen una deuda o una amenaza que los obliga a intervenir bajo pena de muerte”», expresó Espinoza.
A nivel mundial se estima que por año hay 21 millones de personas sometidas por redes de tratantes de personas, el 70% son mujeres y se calcula que eso genera $150.000 millones por año.
Muchas víctimas acuden al OIJ o la Policía de Migración para que les ayuden a escapar de esas redes aunque las personas no se sometan al proceso judicial, debido al temor que experimentan. Pese a ello, el OIJ ve esos rescates como satisfactorios.
Diario Digital El Independiente,Edgar Canton.