Contact to us

Browse By

Casos criminales e investigaciones relevantes en la Historia de Costa Rica.

El Narcotráficante mexicano Rafael Caro Quintero fue detenido en Costa Rica en el año 1985 acusado del asesinato del agente de la DEA (Administración para el Control de Drogas, por sus siglas en inglés), Enrique Kiki Camarena. Delito por el que hasta la fecha continúa prófugo y sigue negando haber cometido.
El capo conocido también bajo el apodo de R1 o el «Narco de Narcos» era buscado por la DEA por cielo, mar y tierra, hasta que finalmente fue encontrado en una mansión conocida como La Quinta enclavada en la localidad de Alajuela en Costa Rica.
La lujosa residencia no era la única que poseía en Costa Rica, de acuerdo con las investigaciones que derivaron en su extradición a México, donde pasó 28 años en prisión hasta 2013 cuando gracias a una argucia legal salió caminando de la prisión de Puente Grande, el capo tenía otras tres propiedades en Costa Rica . En San José de la Montaña, Bello Horizonte de Escazú y Vázquez de Coronado.
¿Cómo fue la detención de Caro Quintero en Costa Rica ?
En el calendario de 1985 se señala que el 4 de abril cayó en jueves. Eran cerca de las 06:00 horas cuando Oficiales de la Unidad Especial de Intervención (UEI) y Agentes de la sección de estupefacientes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) irrumpieron en la propiedad del “Narco de Narcos”.
Las autoridades mexicanas en conjunto con el Ministerio de Seguridad Pública costarricense, en una intervención telefónica se había detectado que Caro Quintero se encontraba escondido en Costa Rica.
De acuerdo con los reportes periodísticos de la época, durante la operación costarricense para capturar a Rafael Caro Quintero integrada por 15 Agentes de la Sección de Estupefacientes del OIJ y 10 Oficiales de la Fuerza Especial (UEI) le incautaron diversas piezas de joyería valuadas en un millón de dólares y un arma chapada en oro con incrustaciones de diamantes. También se incautaron 300 mil dólares en efectivo y dos automóviles deportivos de lujo.
Algunas de estas joyas fueron subastadas y el dinero recaudado se entregó a una institución privada de bienestar social de origen agustina conocida como “Ciudad de los Niños”.
Unos días después al ser extraditado Caro Quintero al reclusorio Norte de la Ciudad de México, fue presentado a los medios de comunicación. En una charla que sostuvo con algunos reporteros de la época respondió a pregunta expresa que se dedicó al narcotráfico “porque me gustó”.
– ¿Por qué, porque te daba dinero fácil? Pregunto una periodista
-No, nada es fácil, señorita- respondió lacónico, Caro Quintero.
Declaró llevar en el negocio ilegal del tráfico de drogas poco tiempo “un año o dos”, También aseguró dedicarse, entre otras cosas, a la manufactura de bloques “hago como 100 mil bloques diarios”. El líder del Cártel de Guadalajara.
Cuando le preguntaron sobre su estancia en Costa Rica donde fue detenido y extraditado de regreso a México para enfrentar la justicia que le reclamaba por diversos delitos como secuestro, asesinato y narcotráfico, el capo dijo en tono sarcástico: “Me decían que era un país muy tranquilo y por lo que veo… ¡no! Me sorprendió un comando fuertemente armado en mi mansión”.
El presidente de Costa Rica de esa época Luis Alberto Monge intervino para que Rafael Caro Quintero fuera extraditado inmediatamente a México después de ser detenido por Agentes de la Sección de Estupefacientes del OIJ y oficiales de la Fuerza Especial (UEI),
varias armas, las cuales fueron decomisadas en Costa Rica y entregadas al gobierno de Estados Unidos, entre ellas estaban una Colt superautomática calibre 38 con incrustaciones de diamantes, un fusil Cal calibre de 5.56 milímetros, y una pistola Colt, calibre 45, las cuales sirvieron como pruebas en su contra.
Al momento de su arresto tenía 32 años de edad en 1985 y una fortuna personal de 100 mil millones pesos mexicanos, también poseía 38 casas repartidas entre los estados de Jalisco, Zacatecas, Sinaloa y Sonora en México. Tanto él como su familia eran dueños o socios de boutiques, discotecas, agencias de automóviles, hoteles, e incluso varias compañías extranjeras. Igualmente había realizado varias obras sociales en Badiraguato, su lugar de nacimiento, con un valor de aproximadamente 500 millones de pesos.
El 12 de Diciembre de 1989, Rafael Caro Quintero fue condenado en México a 199 años de prisión por privación ilegal de la libertad en su modalidad de secuestro, homicidio calificado, siembra, cultivo, cosecha, transporte y tráfico de marihuana, suministro de cocaína, Heroina y asociación delictiva pero al final la condena se le redujo a 40 años ya que ese era el máximo de prisión según las leyes mexicanas de esa época.
El 9 de Agosto del 2013 el primer tribunal colegiado en materia penal del tercer circuito en Jalisco México le concedió la libertad a Rafael Caro Quintero, por considerar que la tortura y asesinato del Agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar debió de ser juzgado en el orden local y no en el orden federal, como ocurrió, esto debido a que Salazar no era un agente diplomático ni consular, por lo que su juicio lo debió haber realizado un juzgado de orden local. Indicó un juez mexicano.
En el año 2015 se ordenó la captura internacional del narcotraficante mexicano Rafael Caro Quintero, para ser juzgado en los Estados Unidos por el asesinato y tortura del Agente encubierto de la DEA, Enrique Camarena Salazar quien ayudó a la DEA a desarticular varios carteles del tráfico de drogas cómo encubierto, la FBI anunció que ofrecía 20 millones de dólares a la persona que diera información para capturar a Rafael Caro Quintero que hasta el día de hoy sigue prófugo.
En el año 1985 después del asesinato en México del agente encubierto de la DEA, de apellidos Camarena, La Abministración para el Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés) inició la operación leyenda el objetivo era capturar a Rafael Caro Quintero líder del cartel de Guadalajara, pero fue hasta el 4 de Abril de 1985 que la Fuerza Especial (UEI) y Agentes de la Sección de Estupefacientes del OIJ de Costa Rica, capturan a Rafael Caro Quintero y varios guardaespaldas en Alajuela.
Durante la crisis económica que sufrió México durante la década de 1980, sobre en la cual se afirmaba que Caro Quintero durante su estadía en prisión había declarado: «Si me liberan… si me dejan libre… yo pago la deuda externa del pais». En ese momento la deuda externa de México era de 80.099 millones de dólares.
Actualmente Rafael Caro Quintero es uno de los narcotraficantes más buscados del mundo la FBI ofrece 20 millones de dólares a la persona que de información que lleve a su captura.
Diario Digital El Independiente,Edgar Canton.