Contact to us

Browse By

CEMEX y los inextricables vericuetos de la Justicia

cemex

Prof. Ronal Vargas Araya

Que me perdone el maestro Santiago Porras de Abangares por haberme robado sus palabras para titular esta desagradable noticia, pero me parecieron muy sensatas y oportunas, pues el jueves y viernes próximos, 22 y 23 de octubre, a partir de las 8:00 a.m. en los Tribunales de Justicia de Calle Blancos, se estará REPITIENDO el juicio que ya habían ganado los regidores 2006-2012 de la Municipalidad de Abangares contra la transnacional CEMEX, ubicada en Colorado de Abangares, Guanacaste.

Este es el «segundo Juicio contra ex regidores de la Municipalidad de Abangares, demandados por CEMEX – Costa Rica, acusados de prevaricato (por darse atribuciones que no les correspondían) al tomar acuerdos para COBRAR los impuestos de explotación de piedra caliza del antiguo art. 36 del Código de Minería (hoy día el art. 40). O sea, por tomar acuerdos “de buena fe”, para beneficio del cantón que representábamos en ese momento. Vamos por segunda vez a un juicio contra la tercera productora de cemento del Planeta. Somos los ex regidores del periodo 2006-2010. El primer juicio lo ganamos en primera instancia, en segunda instancia y en tercera instancia; extrañamente Casación anuló todo lo actuado y lo reenvío a un nuevo juicio», apunta con dolor el ex Regidor Gerardo Alfredo Cascante Suarez, uno de los imputados.

“Si por tomar acuerdos de Ley, en beneficio del pueblo que nos eligió, tengo que ir de nuevo al Valle de Sombra y de Muerte, iré gustoso, por que valió la pena. Lo que no se vale, es que CEMEX – Costa Rica nos tortura desde ese periodo (2006-2010) y que los Jueces en su pronunciamiento nos condenen al pago de las costas a cada uno; sin resarcir el daño causado”, siendo el municipio la parte más afectada, a conveniencia de influyentes poderes políticos y judiciales que siempre han protegido como propia a esta transnacional mexicana.

“Quiero ver a la prensa nacional cubriendo este juicio; una transnacional enfrentada contra un grupo de labriegos sencillos que tomaron un acuerdo municipal para cobrar con justicia los impuestos de canteras a la tercera productora de cemento del mundo. Y quiero ver a los representantes del Régimen Municipal de este país en defensa de sus conciudadanos. Que se haga presente la UNGL (Unión Nacional de Gobiernos Locales), la ANAI (Asociación nacional de Alcaldes e Intendentes), las Asociaciones de Mujeres que hemos apoyado y otras fuerzas vivas de la comunidad”, termina apuntando en su mensaje el mencionado ex regidor.

La transnacional CEMEX tiene los derechos para sacar los materiales necesarios para producir el cemento en un área concesionada en el distrito de Colorado de más de 150 hectáreas, ricas en piedra caliza. Desde 1995 se han venido dando diferencias entre CEMEX y la Municipalidad de Abangares por el cobro de los impuestos municipales, donde la burocracia y corrupción estatal han venido beneficiando históricamente a la empresa transnacional. Se han realizado arreglos de pago que rayan con lo ridículo, donde se ha roto la confianza del pueblo en ciertos políticos que claramente han actuado a favor de la empresa. Hoy este nuevo conflicto vuelve a poner en zozobra a la comunidad abangareña, donde algunos dirigentes aseguran que están dispuestos a irse a las calles y cerrar los caminos de acceso a la planta de producción de cemento en Colorado, si llegaran a ser condenados los representantes de la comunidad.

Para quienes tienen corta memoria, recordamos que Costa Rica era propietaria de CEMPASA (Cementos del Pacífico S.A.), empresa fundada en 1973 y que fue privatizada con el concurso de varios políticos y muy distinguidos y “patriotas” abogados. CEMEX adquirió el 95% de acciones de la empresa en setiembre de 1999, comprando cada acción por 13.100 colones. Desde entonces, el precio del cemento en Costa Rica se ha TRIPLICADO, hasta llegar a ser de los más altos de la región, dando a la empresa ganancias multimillonarias, pues junto a HOLCIN, en menos escala, controla este mercado.

“Visionarios” y vendidos políticos y abogados lograron establecer un reglamento hecho a la medida para que no se importe más el cemento y se favorezca el monopolio privado de CEMEX, disimulado por una pequeña competencia. El límite de almacenamiento de 45 días para el cemento fue un invento sacado de la manga, pues en condiciones adecuadas el cemento se puede almacenar por meses.

cemex1

Prof. Ronal Vargas Araya
Diario Digital El Independiente.