Contact to us

Browse By

EL ORDENAMIENTO DE LA ZONA MARÍTIMO TERRESTRE ZMT

Fuente: Luis Guillermo Brenes Quesada.

UN VIEJO PROBLEMA EN DONDE EL OPORTUNISMO POLÍTICO, LA CORRUPCIÓN Y LA INOPERANCIA DE LOS ORGANISMOS ESTATALES SE HAN ALIADO, EN EL MAYOR DESORDEN DEL MANEJO DEL PATRIMONIO DEL ESTADO.

Artículo muy interesante, del que ya se ha ocupado varias veces este diario, sobre una parte muy importante del territorio en donde convergen demasiados intereses, legales e ilegales. El desarrollo turístico, la protección del Patrimonio Natural del Estado, el narcotráfico, la ocupación ilegal de terrenos del dominio público, y la corrupción política que ha hecho grandes propietarios valiéndose de los portillos que se han abierto en las diferentes leyes del sector.

Hoy los responsables de toda la corrupción y mal manejo de las jurisdicciones municipales, buscan explicaciones jaladas del pelo, para cubrir lo que ha sido un negociado oscuro de esta parte del territorio nacional, en el cual la corrupción y el oportunismos han acampado con el mayor de los éxitos. No es de otra manera que se enfoca el asedio de esas situaciones con relación al Parque Nacional Manuel Antonio.

Contrariamente a lo que pueda pensarse, siempre ha habido disposiciones legales al respecto, también siempre ha habido intereses políticos y personales para apropiarse de extensas áreas a lo largo de los más de 1200 kilómetros en las costas Pacífica y Caribe de Costa Rica. En la aprobación de la Ley vigente, Nº 6043, Ley sobre la Zona Marítimo Terrestre, de 2 de marzo de 1977 se dejó un portillo abierto de varios meses para terminar de inscribir terrenos del patrimonio nacional. Conocidos políticos hicieron uso de esa posibilidad para inscribir tierras en el Caribe y en el Pacífico. Sus retratos cuelgan de los salones del Congreso, confundidos con hombres de bien, que los ha habido en este país.

Los 20 municipios en cuyas manos está la responsabilidad de su gestión son, en último caso, el crisol donde se han fundido el negociado y la corrupción que ponen en estado crítico este territorio de todos los costarricenses, salvo lo concerniente a la protección del Patrimonio Natural del Estado, los humedales protegidos por el Convenio RAMSAR, la Ley de Vida Silvestre y la Ley Forestal, cuyo siempre amenazada extensión está a cargo del MINAE y en los que hay violaciones constantes de los grandes desarrollistas, delincuentes y aventureros que se asientan en los terrenos regulados y que se constituyen en mafias cuyo rol desconcertante e ilegal .se extiende desde Barra del Colorado al borde marítimo del Cantón de Talamanca, de las costas insuperables de la Cruz a la Punta Burica. Tierras de nadie, en donde se encuentran las situaciones violatorias más claras y mejor calladas de la ZMT. Toda una vergüenza para los responsables jurídicos y legales de su sana administración. En este país, aunque, se considere de mal gusto, las comunidades costeras veneran y esconden la corrupción y vicios más vergonzosos de nuestra realidad actual.

Diario Digital El Independiente,Edgar Canton.