Contact to us

Browse By

EL PUENTE SOBRE EL RIO TEMPISQUE ES UNA OBRA DE ENORME VALOR QUE DEBE PRESERVARSE…

IMAGEN ILUSTRATIVA.

Fuente: Luis Guillermo Brenes Quesada

 

El valor del Puente del río Tempisque, puente de la pseudo amistad entre Taiwan y Costa Rica, no es medible en términos monetarios. Terminó con el aislamiento histórico de la parte sur de la Península de Nicoya, impulsó el desarrollo y el dió al Guanacaste una ruta segura y tranquila de salida adicional, que , entre otras cosas, logró que las localidades del Guanacaste y de Puntarenas no fueran más comunidades cuyo acceso fuera muy incómodo, de demasiadas horas de recorrido por tierra, salvando en la estación húmeda ríos muy caudalosos, o el histórico recorrido de embarcaciones que formó parte del pasado de la Región. Hoy muchos sitios se han incorporado al desarrollo económico con esta obra.

Dos Puertos quedaron abandonados para el acceso por mar atravesando el Golfo de Nicoya y la desembocadura del estuario del Río Tempisque, que debieron racibir mantenimiento, y los ferrys debieron incorporarse al desarrollo turístico y recorridos por las Islas del Golfo. Lamentablemente el ICT, es muy escaso en ideas que promuevan esas actividades. Los dos Puertos deben reconstruidos para mantener ese flujo de turismo y llevar algo de ingresos a una población que decayó en su economía. El ICT debe cambiar de responsables con visión más integral del país, no sólo de viajeros a las ferias internacionales, descuidando todo lo demás. Para que esa Institución promueva y mejore la actividad turística, debe ser reestructurado, y no un rincón para acomodar a los amigos de la política.

La Región debe ser habilitada con esos medios, ahora serán necesarios mientras dure el cierre por reparaciones del Puente.

Hay obras que siempre deben atenderse; el MOPT que renace de sus ruinas, por el influjo de energía que le ha dado el Ing. Rodolfo Méndez Mata, y el. CONAVI, siempre cuestionado e incompetente, no han podido desarrollar una política permanente de mantenimiento de estas obras, esenciales para la articulación continua y sin interrupciones de los sistemas de circulación del país.

Puentes herrumbrados, acumulación de aluviones y otros materiales de acumulación al lado de las pilas de los puentes o sus soportes, cambian, con sumo riesgo para la estabilidad y duración de las obras, la dirección de flujo de los cursos fluviales y ponen esas obras en peligro. Cuando el material puede ser extraído y aprovechado con programas de extracción bien calculados y modelizados, para que el agua siempre discurra, por el umbral de cálculo de la obra. Aquí el negocio es dejar que se caiga, para licitar de nuevo la obra, y otorgarle el contrato a las compañías políticamente afines con los gobernantes de turno,

El Puente nunca pudo ser construirlo ningún Gobierno. El Estado de Taiwan, hizo la donación y luego vino la traición medida del Presidente Arias y salieron del país, dejando otras obras sin terminar. Ahora se le ven los errores, pero nuestros cerebrazos entonces estaban muy ocupados, y no dieron luces adecuadas.

Alguna consultoría realizamos en la Escuela de Geografía y se determinó el fondo móvil del estuario del Tempisque, y las modificaciones temporales del fondo y las consecuencias de la doble consistencia rocosa y móvil para el apoyo de las pilas del puente, que si es cierto, se ha venido al paso de los años.
ladeando y falseándose sobre sus soportes, modificando su estabilidad y comprometiendo su vida útil al paso de los años.

El río Tempisque está alojado en una depresión tectónica, su curso sigue una línea de debilidad ya determinada por el Geólogo Francois Rivier, y la Península de Nicoya (RIVIER, F., 1983: Síntesis geológica y mapa geológico del área del Bajo Tempisque, Guanacaste, Costa Rica.-Inf. Semestral, I.G.N. 1983(1): 7-30 y ,Revista Geológica de América CentralISSN: 0256 y Denyer, Percy; Montero, Walter; Flores, KennetAPUNTES SOBRE LA GEOLOGÍA DE LAS HOJAS GOLFO Y BERRUGATE, COSTA RICA. Revista Geológica de América Central, núm. 32, 2005, pp. 99-103. es uno de los sitios más riesgosos en sismicidad y recurrencia de sismos realmente fuertes e históricamente destructivos.

Las obras que se construyen en la región deben ser objeto de supervisión permanente, por la CNEE y la UCR. Las gráficas nos muestran esos hechos incuestionables. Así es que el riesgo de inestabilidad de las obras en la Regíón es real y comprobado, y obviamente dentro de un Programa de Vulnerabilidad, Gestión del Riesgo y dentro de este capítulo la Mitigación de las consecuencias de su ocurrencia, debería formar parte de un Atlas interactivo para uso de las autoridades correspondientes, tanto para el diseño, construcción y programa de mantenimiento de las obras de infraestructura.

No tengo ninguna duda en que la UCR, a través de sus unidades académicas, puede asumir este reto y tenerlo listo en el muy corto plazo que las exigencias actuales justifican.

Diario Digital El Independiente. Edgar Cantón