Contact to us

Browse By

Giran orden sanitaria a conductor que traía millonario cargamento de licores contrabandeados desde Panamá

Esta semana la Policía de Fronteras y la Policía de Migración interceptaron en Limón dos cargamentos que suman 3,5 millones de colones

 Oficiales actuantes extreman protocoles de seguridad al decomisar mercancías manipuladas por personas que pudieron haberlas contaminado fuera del país

Un novedoso giro está tomando la lucha contra los evasores fiscales que insisten en introducir ilegalmente al país grandes cantidades de licores procedentes de Panamá.

Ahora, además del decomiso de la mercadería contrabandeada por parte de los cuerpos policiales, las autoridades están girando órdenes sanitarias a quienes transportan estos contrabandos.

Ello debido a que estas personas están introduciendo al país mercaderías al margen de toda regulación, incluyendo la fiscal y en materia de salubridad pública, por lo que podrían poner en riesgo la salud de la población nacional con esta ilegal e insalubre práctica.

De acuerdo con información en poder de la Policía de Fronteras, los licores y demás mercaderías contrabandeadas en la frontera caribe sur, son trasladadas por personas cuyo estado de salud se desconoce, quienes las llevan desde Panamá a Costa Rica en bote, luego de atravesar el río Sixaola.

Luego, ya en suelo nacional, las cajas con licores son cargadas por los conductores que los trasladan hasta el Valle Central y otras regiones del país, sin importar las condiciones de higiene en que fueron traídas al país, y sin que estos conductores cuenten con las medidas de protección básica, según lo que han podido constatar las autoridades nacionales durante los controles de carreteras.

Dos de los más recientes casos tuvieron lugar en la provincia de Limón, durante un control de carreteras efectuado por la Policía de Fronteras y la Policía de Migración en la vía que comunica Sixaola con la ciudad de Limón, concretamente 2,5 kilómetros al sur del bar Athagy, entre Bananito y río Banano.

Allí fue interceptado un conductor de apellido Ortega, quien guiaba un vehículo Mitsubishi Montero, a bordo del cual llevaba 3.864 cervezas en lata, sin que contara con los comprobantes de pagos de impuestos.

Dado que esta es una persona reincidente en este tipo de hechos, por orden de la Fiscalía los policías le decomisaron el auto, además de la mercancía que llevaba.

Junto a él también viajaba una mujer nicaragüense, quien había ingresado legalmente al país días atrás. A ella las autoridades también le formularon una orden sanitaria, además de que Migración le abrirá un proceso, dadas las condiciones irregulares en que fue encontrada en el país.

Otro conductor perdió los licores que llevaba y se ganó varios partes de tránsito

Poco antes también había sido interceptado otro vehículo, un automóvil Hyundai Accent, conducido por un costarricense apellidado Rivera, quien llevaba 1.704 unidades entre diversas marcas de guaros, cervezas, rones y wiskis, todo lo cual también fue incautado por no pagar impuestos.

En este caso, la Policía de Tránsito tuvo que intervenir para formularle varios partes por varias infracciones a la legislación vial, como por ejemplo no portar extintor, triángulos de seguridad y chaleco para emergencias.

Entre los dos cargamentos los oficiales de la Policía de Fronteras y la Policía de Migración decomisaron 5.715 unidades de licores valorados en por lo menos 3,5 millones de colones, todo lo cual quedó a la orden de la Policía de Control Fiscal.

Diario Digital El Independiente,Edgar Canton.