Contact to us

Browse By

La Hipertensión, la Diabetes, la Incontinencia Urinaria entre otras son los principales males que afectan a la población adulta mayor.

La población adulta mayor se ve afectada por las siguientes enfermedades como la hipertensión, la diabetes, la incontinencia urinaria e inclusive la depresión esto debido a los malos hábitos adquiridos, algunos especialistas que la familia y la comunidad para prevenir que este tipo de enfermedades afecten a nuestros abuelos.

El director del Hospital Geriátrico Dr. Raúl Blanco Cervantes entre los cuales podemos destacar al Dr. Fernando Morales Martínez, director de dicho centro hospitalario  e incluyendo al jefe del servicio de Geriatría del Hospital Dr. Calderón Guardia, el Dr. Elí Chaves destacaron estos galenos que estas enfermedades y condiciones afectan la calidad de vida de esta población y por lo tanto hacen un llamado de atención para que ayuden a que estas personas de la tercera edad tenga una vida saludable y obviamente mitigar las consecuencias de las mismas.

Por ejemplo, las mujeres de mayores de 45 años son más propensas a padecer de incontinencia urinaria e infecciones en las vías urinarias.

Esta condición se da debido porque el caño de la orina (uretra) es corto y al presentarse este tipo de trastornos cualquier germen que pase por los genitales llegará al caño de la orina ocasionando la infección urinaria.

El doctor  Elí Chaves Segura afirmó que  una de las causas más frecuentes, es que  muchas mujeres luego de defecar, se limpian de atrás hacia adelante arrastrando en las heces, gérmenes que se introducen en el caño de la orina contaminándolo. Y por ello consideró  que el aseo debe efectuarse de adelante hacia atrás, además consumir líquidos y no aguantarse las ganas de orinar.

Señaló que otro motivo de visita al consultorio geriátrico son los cuadros depresivos que muchas veces los arrastran desde niños o jóvenes.

La familia se preocupa porque  lloran sin motivo aparente, se niegan a comer, no desean pasear ni acudir a la iglesia como antes, lo que los debe hacer sospechar de un cuadro depresivo.

El geriatra explicó que durante su vida laboral, la persona se encuentra rodeado de compañeros, amigos y familiares, pero entre más años vive, se va quedando más solo porque  es posible que en ese sentimiento de pérdida, se agregue la muerte de su pareja.

Además dijo, otras que pérdidas que lo afectan son las relacionadas con el poder adquisitivo, la salud y la movilidad que requiere atención especializada,  que algunas veces se ve  complicada por la automedicación que atrasa el diagnóstico, tratamiento y recuperación.

Si se trata por ejemplo, de un diagnóstico de diabetes, dijo el geriatra, lo primero que hay que hacer, es reconocer que se tiene la enfermedad.

En este caso existen tres áreas que se pueden ver afectadas con mayor impacto: los ojos, los riñones y el sistema nervioso.

Negó que la insulina sea la causante de deficiente visión, sino la atención tardía a la enfermedad.

Aclaró que la pérdida de sensibilidad en pacientes que no atienden los consejos del especialista, puede llevarlos a la pérdida de las extremidades inferiores  afectadas por  golpes, introducción de clavos o chinches que el paciente no siente,  pero que lo agreden hasta causarle serias infecciones

En la clínica del pie diabético que funciona en el hospital Calderón Guardia, enseñan al paciente el correcto cuidado de los pies, pero lo ideal sería no tener que llegar a este servicio  y tomar las medidas preventivas que amerita.

Por último recordó que la presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias.

Si es alta o baja ofrecerá riesgos de salud muy importantes por lo que se requiere  que una vez diagnosticada  como baja o alta presión (hipertensión) siga los consejos y tratamientos que le  indique su médico y no espere a tener síntomas porque este enemigo silencioso podría ganarle la batalla.

Fabricio Alfredo Obando Chang. Periodista de Diario  Digital El Independiente.