Contact to us

Browse By

LA MUERTE Y LA GRIPE

talla05talla05

k Yo maté a la gripe.

Una vez fui a Golfito, al hospital y yo viendo a ese gentillal.

Qué tiene usted?

Gripe.

Y usted?

Gripe.

Cómo todos los que estaban allí tenían gripe a mí se me ocurrió decir unas palabras:

Maldita gripe, me tocaras a mí para que veas lo que soy yo. Yo sí te voy a joder.

Yo lo dije así por decirlo. En eso cuando salí del hospital, frente al estero…me salió la gripe.

Vos fuiste el que estabas hablando tonteras de mí ahí en el hospital?

Sí, yo soy.

Vos dijiste que me ibas a matar? Pues ponéte, ya vamos a ver.

Pues va viaje.

Era una mujerona alta con una vara que envolvía en las naguas. Estábamos a la orilla del agua. Yo haciendo la fuerza que pude la zampé al estero y la ahogué.

Apenas se ahogó la vieja ya todos los enfermos que estaban en el hospital se curaron.

Mucho tiempo pasó que no hubo enfermedades de gripe. Los doctores son testigos de eso, que la gente no se enfermaba de gripe.

Allá a los tiempos, otro enfermo de gripe. Ya me fui yo.

Vos sos Julián Matarrita?

Mirá, yo soy hijo de mi mama.

Cuál mama?

Pues mi mama, la gripe.

¡Cho! Vos sos hijo de la gripe?

¿Vos fuiste el que la mataste, verdá? Pues ponéte vivo que yo te voy a joder.

Y nos agarramos con el hijo de la gripe. También lo maté. Después me salió un nieto y después me salían todos los familiares. Hasta tal extremo que yo ando huyendo de esta enfermedad, porque por donde quiera me salen sobrinos, nietos, primos hermanos…Todos me andan buscando.

Pero gracias a Dios aquí estoy.

/(Edgar Cantón)

Diario Digital El Independiente.