Contact to us

Browse By

La quema de Judas; para nuestros amigos Abangareños por cumplir un centenario este 4 de Junio

Sin embargo reconozco que CRITICAR sin PROPONER es como iniciar un largo baile sin música, como desfilar sin el toque de los tambores o como cacarear sin poner el huevo… Por eso quiero celebrar con mi pueblo, al caer de la tarde de este 31 de Octubre, la declaratoria chorotega del DÍA DE LAS LEYENDAS GUANACASTECAS.

La celebración de la quema de Judas se realiza el día sábado de gloria después del medio día; es una actividad tradicional que varias comunidades conservan hasta la actualidad, donde un grupo de lugareños planean la confección de un muñeco Judas de trapos, que luego se coloca en el centro de la plaza, listo para la horca. Al Judas de trapos se le hacen una serie de travesuras, tales como andarlo a caballo por todo el pueblo, bailar con él, pasearlo por ciertos lugares populares, etc.

Desde el Jueves Santo se pasa en un desfile por la vecindad con Judas, a fin de pedir a los vecinos licor para repartirlo en el transcurso del recorrido entre los que participan de esta tradición mundana. Además es costumbre durante la noche del viernes santo robarse “de a mentirillas” diversos objetos tales como sillas, rótulos comerciales, carretas, vacas, terneros, caballos, perros, pericos, buses, carros que han dejado mal parqueados, motos, instrumentos de labranza y los llevan al centro de la plaza de fútbol de la comunidad.

Después se acostumbra hacer un TESTAMENTO, que en ocasiones es toda una obra de arte literario y folclórico, donde se registran todos los objetos que se “robaron”, y se conmemoran las situaciones más jocosas y divertidas que se evidenciaron en los últimos meses en la comunidad y a lo largo de la noche y madrugada de los robos. Posteriormente, los dueños de los artículos “robados” acuden a retirar sus pertenencias y dar una donación para la Iglesia del lugar. Esta actividad finaliza hasta que queman a judas, el Domingo de Resurrección a la salida de la misa de la mañana, ante la expectativa de todos los fieles que acuden a terminar con esta quema de Judas las celebraciones de la Semana Santa.

Este oscuro personaje bíblico nos recuerda a tantos JUDAS que vendieron su gente y su comunidad por 30 monedas de plata. Nos hace presente a los que no ven más allá del interés monetario cuando hacen cualquier gestión por la comunidad y son capaces de traicionar a sus seres más queridos por un puñado de monedas o un puesto en el Gobierno, por lo que todo se convierte en objeto de robo y de burla, todo tiene un precio y el pueblo al final proclama en su testamento las vergüenzas de quienes le dieron la espalda cuando más lo necesitaron.

(Prof. Ronal Vargas y Edgar Cantón)