Contact to us

Browse By

La sala Constitucional rechaza Recurso de Amparo del Ex Diputado Ronal Vargas Araya.

Ronal y CDDHH

El 17 de abril a las nueve horas y cinco minutos, bajo el EXPEDIENTE N° 15-003000-0007-CO en el proceso de RECURSO DE AMPARO que interpuse el pasado 3 de marzo contra la Asamblea Legislativa y el Tribunal Supremo de Elecciones, recibí la Resolución Nº 2015005215 de RECHAZO de la misma por parte de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

Esperaba una argumentación magistral que creara sabia jurisprudencia y dejara con la boca abierta a más de algún político de los que se creen el cuento que vivimos en el país más feliz y democrático del mundo, pero los magistrados ni se tomaron la molestia de tratar el asunto por el fondo y validan el pésimo accionar del TSE que carcome los cimientos de nuestra democracia electoral.

Brevemente hago algunas apreciaciones personales sobre el rechazo de este recurso por parte de la Sala para evitarse molestias innecesarias con el TSE y las altas autoridades del partido Frente Amplio, satisfechas de haber ejercido impunemente una descarada coacción para obligar a renunciar a un diputado de la República, imponer a la diputada 58, miembro fiel del Comité Político Nacional del FA y salir airosas de su atentado democrático, bajo la excusa moralista y puritana de apoyar a la denunciante de un “acoso sexual” que NUNCA existió, a pesar que incoherentemente han defendido en su seno frenteamplista a sentenciados por violencia doméstica…

  1. Le tomó casi mes y medio a la Sala Constitucional decir que el recurso era improcedente… (mejor lo hubieran rechazado “ad portas”, el mismo día que se presentó). ¿Qué discusiones internas atrasarían tanto la resolución final? Nunca lo sabremos.ejercido impunemente una descarada coacción para obligar a renunciar a un diputado de la República, imponer a la diputada 58, miembro fiel del Comité Político Nacional del FA y salir airosas de su atentado democrático, bajo la excusa moralista y puritana de apoyar a la denunciante de un “acoso sexual” que NUNCA existió, a pesar que incoherentemente han defendido en su seno frenteamplista a sentenciados por violencia doméstica.

    La Sala rechaza el recurso porque es de asunto electoral y “no encuentra motivo para cambiar el criterio expuesto por el TSE”. Se hubieran tomado la molestia los señores magistrados de revisar los infundados criterios del TSE para negar la coacción, tal como sí lo hicieron en su momento con el entonces diputado Justo Orozco, a quien el TSE le negó la inscripción de su partido para

    1. la campaña política y la Sala Constitucional contradijo los criterios del TSE y obligó a sus magistrados inscribir el partido cristiano ¿Acaso ese asunto no era de materia electoral?
    2. Aduce la Sala que “es evidente y notorio que, en ningún momento, el parlamento declinó el ejercicio de una competencia constitucional, ni el Tribunal Supremo de Elecciones la usurpó”. Lo evidente y notorio es que no se cumplió para nada “el debido proceso” a seguir en la renuncia de un diputado, tal como la misma Sala Constitucional lo ha estipulado y que el TSE obligó a los diputados a juramentar a la diputada número 58 en contra de la voluntad de la mayoría del Plenario, que no terminaba de conocer la renuncia y sólo comenzaban la discusión de la misma, donde quedó más que claro la coacción por parte de José María Villalta y las autoridades del Frente Amplio, según consta en el Acta #140 de la Asamblea Legislativa.

    “El vicio de la voluntad del diputado renunciante que se invoca, ya fue conocido por el órgano constitucional que tiene la

    1. competencia, en este caso el Tribunal Supremo de Elecciones, y no por este Tribunal, de ahí la improcedencia del recurso”. El TSE no propuso ningún careo entre las partes, no pidió más pruebas ni le dio alguna importancia a mi denuncia de coacción, aduciendo con simpleza que no existían elementos suficientes para probarla, lo que de ninguna forma da certeza tampoco a que no existiera. La Sala avala este accionar complaciente hacia las autoridades del Frente Amplio sin tan siquiera dar un mínimo de crédito a la posibilidad de coacción, como de hecho la hubo. ¿Tan simple como preguntarse por qué otro motivo renunciaría el diputado a sabiendas que ni existía en ese momento una denuncia de acoso sexual?

    Y por tanto “se rechaza por el fondo el Recurso”. El fondo del recurso que presenté no era la coacción ni la violación de voluntad, como aducen los magistrados, sino la violación del debido proceso, según la normativa constitucional y la jurisprudencia de la misma Sala y la violación de básicos derechos humanos de un ciudadano elegido

    1. ala diputación democráticamente por casi 22 mil guanacastecos y obligado a renunciar por el ex candidato presidencial José María Villalta, quien ya tenía escrita la carta de su renuncia y lo llevo hasta las oficinas del TSE para asegurarse de su renuncia, según consta en las cámaras del mismo TSE y en varios artículos de prensa.

    Los espacios de justicia donde acudí no han atendido con la preocupación que yo esperaba la defensa de los derechos electorales y constitucionales de un ciudadano diputado que reclama con sobrados argumentos el haber sido objeto de coacción, engaños, abuso de autoridad e irregularidades evidentes en el proceso de renuncia impuesta (no voluntaria), y no se han atrevido a profundizar en las serias denuncias que muestran síntomas graves de la descomposición de nuestro sistema democrático. Dejo en las manos de Dios la justicia y confío que algún día se sepa la VERDAD oculta en medio de tanta mediocridad política.

    Edgar Canton.