Contact to us

Browse By

Leyenda del volcán Miravalles(adaptación de la leyenda maya “las manchas del jaguar”).

A una altura aproximada de 2.028 m.s.n.m. se levanta erguido uno de los cerros más llamativos de Guanacaste, a solo 30 kilómetros de la ciudad de Bagaces, y nos referimos al majestuoso volcán Miravalles, en cuyas faldas se levantan hoy las prósperas poblaciones de Guayabo y La Fortuna.

Hace unos 8 mil años se calcula la última erupción del volcán, expulsando muchos gases y lava, materiales que fertilizaron con el tiempo las tierras a su alrededor y dieron origen a múltiples fumarolas, por donde caminaban libres jabalíes, osos, tapires, dantas, pumas, jaguares, monos y aves multicolores.

En el mapa trazado por el Dr. Alejandro Frantzius en 1865 se habla, junto al cerro Rincón y el volcán de la Vieja, del cerro Mogote, que sospechamos sería nuestro volcán Miravalles. A finales del siglo XIX, en los diarios del padre Zepeda, que por 13 años recorrió estas montañas en búsqueda de los indios Guatusos, el misionero refiere en su orden los volcanes “Rincón de la Vieja, Hedionda, Miravalles, Cucuilapa y Tenorio”. De ahí que algunos crean que el nombre antiguo del volcán era “Cuipilapa”, palabra náhuatl que significaba “río de varios colores”, y era un término que utilizaron los indígenas para llamar a los macizos montañosos. Dicho nombre cambiaría a Miravalles, pues así sería denominada la famosa hacienda de don Crisanto Medina, uno de los antiguos vecinos de la zona.

Pues, cuentan los ancianos que hubo un tiempo en que los animales vivían en paz y armonía, sin comerse ni lastimarse unos a otros, ya que se alimentaban de hierbas, frutos, granos y raíces de los bosques. De entre todos los animales, el jaguar destacaba por su hermosa figura y su abrigo de piel amarilla. Donde quiera que iba, siempre presumía el refulgente color de su abrigo, por lo que a cada rato lo limpiaba con la lengua, costumbre que han heredado sus descendientes felinos, caminando siempre impecable entre los animales.

Una tarde en que el jaguar jugaba con los monos, en medio del zafarrancho a uno de los monos se le ocurrió aventarle un caimito muy maduro y ¡zaz!, le pegó de lleno en el lomo, dejándole una horrible mancha entre morada y oscura que no pudo limpiar por un líquido blancuzco y pegajoso que del pellejo del caimito había brotado.

Enojado porque aquel atrevido mono ensució su lujoso abrigo natural, que consideraba el mejor traje del bosque, el jaguar le tiró un manazo, aruñándolo hasta desgarrar su carne. Como le gustó el olor a sangre fresca que brotó de su piel herida, el felino agarró al mono entre sus mandíbulas y lo arrastró hasta una cueva en el interior del volcán Miravalles y lo devoró sin piedad, rompiendo la armonía que hasta entonces reinaba entre los animales.

Gritando y chillando como nunca antes se les había escuchado, los demás monos corrieron a acusar al jaguar con el Viejo del Monte,quien imponía el orden de la vida y la armonía en la selva. Él, prometió castigarlo y con su habitual serenidad habló por medio del viento a los monos: “Recojan varios caimitos, suban a esos árboles de guanacaste y cuando pase el jaguar, arrójenle las frutas y así la piel de la que tanto presume le quedará manchada para siempre. Lo que antes era su orgullo, ahora será su peor castigo”.

El Viejo del Monte ordenó a los jabalíes sacar al felino de su escondite en la cueva. Cuando el jaguar huyó, pasando por debajo del guanacaste, cayó sobre él una lluvia de caimitos como jamás se había visto, y una fumarola que brotó junto a la quebrada selló las manchas sobre su piel, echando a perder para siempre aquel amarillo esplendoroso que le cubría. Desde entonces, toda la piel del jaguar adquirió unas manchas oscuras que nunca jamás se borrarían.

Enojado el jaguar juró vengarse, acabando con sus enemigos mortales, monos y jabalíes, y nunca olvidó lo que le hicieron. Por eso, estos animales son su alimento preferido. Pero para que le costara trabajo atraparlos, el Viejo del Monte les hizo nacer una cola a los monos, para facilitarles la huida por las ramas de los árboles, donde el jaguar no los alcanzaría. A los jabalíes les dio grandes dientes y una piel gruesa y resistente, ordenándoles que a partir de aquel día solo anduvieran en manadas, para defenderse mejor de sus depredadores.

Cuentan que todavía en las noches de luna llena, cuando el aullido de los monos es más profundo, se escuchan en lo alto del volcán Miravalles los lamentos del jaguar, reclamándole a la luna por haber perdido el amarillo esplendoroso de su traje de piel, por culpa de la diabólica alianza entre los jabalíes y los monos, sus acérrimos enemigos que juró destruir, aunque con su gran astucia estos animales casi siempre logran escabullirse de su persecución.

Diario Digital El Independiente,Edgar Canton.

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *