Contact to us

Browse By

Leyenda Río Los Ahogados en Liberia.

 

Versión de: Josefa Alvarado Chavarría
Antiguamente los inviernos eran muy rigurosos, lo que hacía que los ríos crecieran demasiado
por la cantidad de agua que caía y sus revoltosas aguas arrastraban a todo lo que encontraran en su
recorrido, cuando se hacían esas grandes crecientes.
Los abuelos narraban que sus padres le habían contado que antes, de Mayo a Noviembre,
cualquier riachuelo se convertía en un río caudaloso, a causa de los torrenciales aguaceros que caían.
Los manantiales que ellos llamaban ojos de agua, se regaban por todas partes y todo aparecía lleno de
agua y de verdor. Los ríos crecidos dificultaban el traslado en poco tiempo de un lugar a otro; eso lo
vivieron constantemente los arreadores de ganado que venían con sus animales, desde Nicaragua al
centro de Costa Rica, y muchas veces encontraron esas grandes crecientes.
Un día, en el lugar llamado Potrerillos, a orillas del Río Tempisquito, uno de los arrieros dijo a
sus compañeros, mientras descansaban un momento, lo siguiente:
– Me vine de mi país, pero presiento que no volveré jamás.
A lo que sus compañeros preguntaban:
– ¿Por qué?
-Ya ustedes verán- respondió el joven.
Ese presentimiento preocupaba a sus compañeros, quienes continuaron el viaje con todas las
dificultades de esa época: fuertes aguaceros, caminos barrealosos por todas partes y muchos ríos
crecidos. Al llegar al río que hoy recibe el nombre de Ahogados, lo encontraron como era de esperar,
con una gran creciente, y debían pasarlo a como diera lugar porque les urgía llegar a su destino.
El joven arriero, que antes había manifestado que no volvería a su país natal, en el momento
que trataba de cruzar el río junto con el caballo en que venía montado, fue arrastrado por una fuerte
corriente de agua y el muchacho ágilmente se agarró del rabo de un toro, pero… con tan mala suerte,
que su mano resbaló, se soltó y por más esfuerzos que hizo por salvar su vida, no lo consiguió y pereció
ahogado. Esa misma suerte corrieron otros tantos viajeros más en ese mismo río, cuando en época
lluviosa quisieron cruzarlo y es la razón por la cual se le dio el nombre de Río Ahogados.

Diario Digital El Independiente,Edgar Canton.

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *