Contact to us

Browse By

Policía de Fronteras le asesta otro golpe a los evasores.

Camión llevaba 144.000 sobres de consomé y 14. 400 unidades de sopas de fideos

• También transportaba 144,9 kilogramos de queso

• Policías fronterizos evitan que costarricenses consuman productos importados al margen de todas las normas sanitarias y fiscales

Tras más de 24 horas de seguimiento, oficiales de la Policía de Fronteras, destacados en el cantón de Los Chiles, dieron con un cargamento de condimentos contrabandeados desde Nicaragua, cuyo valor podría ascender a unos 20 millones de colones.

Desde el jueves los oficiales estaban alertas ante la posibilidad de que ingresara al país de manera ilegal un cargamento de queso, cuya marcha a lo largo de la frontera norte era vigilado por sujetos en motocicleta.

Dichos individuos, de la misma forma que operan diferentes organizaciones delictivas, se encargaban de alertar al conductor acerca de la presencia policial durante la ruta que iba a seguir el camión.

Es por ello que la Policía de Fronteras tuvo que desarrollar toda una cuidadosa operación para interceptar el vehículo sospechoso, lo cual tuvo lugar esta madrugada en el sector de La Sapera, distrito de Yolillal de Upala, un kilómetro y medio al sur del mojón 13 A.

El vehículo fue llevado hasta el puesto de Tablillas, donde lo inspeccionaron a profundidad, incluso con la Unidad Canina a fin de descartar la presencia de alguna sustancia ilícita, pero al final el camión lo que llevaba eran 144.000 sobres de consomé, 14.400 unidades de sopas de fideos y 144,9 kilogramos de queso.

Toda la mercancía había sido introducida presuntamente de modo ilegal desde territorio nicaragüense, pues el conductor no contaba con ninguna documentación que comprobara el debido pago de impuestos.

Debido a ello, el conductor del vehículo, un costarricense de apellido Alvarado, fue aprehendido y puesto a la orden de la Policía de Control Fiscal, al igual que los condimentos, los cuales fueron trasladados al almacén fiscal del puesto fronterizo de Peñas Blancas.

En el caso del queso, este fue puesto a la orden del Senasa para su inmediata destrucción, pues al haber ingresado al país al margen de nuestra legislación sanitaria, podría estar contaminado y poner en riesgo la salud de eventuales consumidores.

Una vez más, la Policía de Fronteras le asesta un duro golpe a la evasión fiscal, además de prevenir posibles daños a la salud pública al evitar la comercialización de productos en el país cuyos importadores violentan todas las normas del Ministerio de Salud, además de las fiscales.

Diario Digital El Independiente,Edgar Canton.