Contact to us

Browse By

Presas frente al Ingenio El Viejo, tienen en agonía al Tempisque…

Lugareños y visitantes, denuncian que frente al Ingenio El Viejo, todavia a estas alturas mantienen presas de grandes piedras, sosteniendo el correr de las aguas hacia el Golfo de Nicoya. Para que sus poderosas bombas extraigan la poca cantidad de agua que tiene el río, para regar cañales que siembran en el verano…

Se les hincha el pecho de rabia, al observar los kilómetros aguas arriba de la presa, cantidades de lirios de agua, chupando la poca cantidad de agua,  tienen sometido al río Tempisque los grandes industriales.

Una triste realidad…

Seguimos siendo habitantes de una región que cambia de dueño (extranjeros) a su vez, sacan provecho de todo lo que ofrece el que una vez fue el majestuoso río Tempisque.

Se va a ir yendo poco a poco y en silencio, como es él, un río que camina silencioso. Quizá sea ese silencio entre sus riberas lo que lo está matando, o el silencio en el Minae, o en el Sinac, o el silencio en los encargados de las concesiones, de la minería, o el silencio de los mismos guanacastecos, es un silencio vicioso que tarde o temprano traerá nuevas realidades insostenibles.

Es la vida de Guanacaste, la principal arteria de la provincia, todo gira alrededor de él. Recorre los poblados más importantes, sostiene las principales actividades económicas, alimenta con sus aguas los humedales, parques nacionales y áreas silvestres protegidas, hasta terminar su camino en el Golfo de Nicoya, luego de 144 kilómetros de sobrevivencia.

El río Tempisque lucha por sobrevivir entre presas, bombas de agua legales e ilegales…

Entre menos agua tenga el río, más contaminado se va a poner, pues el problema no es solo que el río disminuya su caudal, sino que entre menos caudal tenga, habrá menos capacidad de diluir contaminantes y, por tanto, habrá más contaminación.

El mismo destaca la gran sedimentación que presenta el río, además de la contaminación por plaguicidas e insecticidas y la disminución de calidad en el agua del río abajo de las actividades agrícolas.

Además, otro de los grandes daños que tiene el Tempisque tiene que ver con lo deforestadas que se encuentran sus riberas, así como la cercanía de los diversos cultivos con sus aguas.

Pero la contaminación va más allá de que no haya una barrera entre el río y las plantaciones o el ganado. A 3,4 km de Ortega de Santa Cruz se encuentra uno de los lugares donde los vecinos de esta comunidad denunciaron contaminación por parte del Ingenio El Viejo S.A.

PRESA FRENTE A INGENIO EL VIEJO, OBSTACULIZANDO EL LIBRE TRÁNSITO DEL RÍO.

Diario Digital El Independiente. Edgar Cantón