Contact to us

Browse By

UNA MEDIDA QUE SEGURAMENTE SALVARA MUCHAS VIDAS Y QUE VELA POR LA SALUD DE LAS PERSONAS…

IMAGEN ILUSTRATIVA

Fuente: Luis Guillermo Brenes Quesada

Opinión del Ciudadano Brenes.

´´Este Decreto que esperó siete años para implementar un mandato de la Ley de Tránsito, beneficia a todas aquellas personas que limitadas en sus ingresos y posibilidades de invertir en un vehículo nuevo confiable, importan o compran en Costa Rica un vehículo cuyas características y estado físico son desconocidos, en sus partes mecánicas y de sus sistemas, eléctrico, inyección, etc. que en un momento específico pueden comprometer la vida de conductores y acompañantes. en lo particular las situaciones que se quieren prevenir son reales.

Un hijo ha vivido la experiencia con uno de esos autos que importan en Grecia, Alajuela. Un caldo de pintura, que desapareció al cabo de un año. mostró cicatrices de desgaste y descuido, y lo más grave su chasis estaba quebrado. En los meses siguientes tuvo que invertir en reparaciones, por todo el engaño que cubren el traer carros viejos y con historial desconocido.

Lo mejor sería ahorrar una prima y comprar un vehícuo nuevo y pagarlo en cuatro o seis años. Aunque eso no asegura nada. Los carros que se fabrican en Francia, Suecia, Corea, Inglaterra, Alemania, ocupan materiales no reciclados, de la industria minera certificada. Me ha tocado experimentar con un vehículo japonés de precio alto, al que se le quebró una barra en el sistema de trasmisión que mostró una estructura porosa. La Compañía en Costa Rica cambió de inmediato la pieza, pero ese no es el asunto. Hemos visto accidentes con resultados muy dolorosos para las que han usado vehículos. cuyo estado aparatoso después de un choque lo que muestran es que no cumplen con las normas de protección que adoptan mercados internacionales.

El Estado debe ampliar su protección al consumidor exigiendo las normas de protección que se exigen para importaciones y fabricación de vehículos en el propio país o el extranjero. Las normas de la Comunidad Económica Europea, del USA y Canadá, son muy adecuadas y seguramente, estaríamos sufriendo menos la pérdida de seres queridos, aunque los importadores tiendan siempre a pagar lo menos por la calidad de sus vehículos.

Envié hace algunos años ,desde Europa, mi auto a Costa Rica, entre el peso declarado en aduanas y el modelo correspondiente en Costa Rica,había diferencia de 300 libras. La evidencia era clara, no había reforzamiento en la carrocería para amortiguar golpes fuertes, entre otras cosas. Recuerdo que en el modelo importado por empresas costarricenses se podía mirar el suelo cuando se habría el capó, cosa imposible en mi auto que tenía una protección para evitarle daños al motor en sus partes sensibles expuestas.

En algún momento, vi como llegaba un camión ganadero lleno de llantas quitadas a vehículos importados, de muy alta calidad, y se las cambiaban por llantas baratas del mercado local, o como vehículos que se importan con todo el equipamiento instalado y cubiertos por su precio de coste son desmantelados y luego se cobra un precio adicional como extras.

Hay mucho que hacer en este campo para proteger al consumidor y a los usuarios. La vida de las personas debe estar muy por encima de las ansias de enriquecimiento fácil de muchas personas y empresas que actúan sin conciencia en este mercado.´´

Diario Digital El Independiente. Edgar Cantón